Els números de la Comèdia


ISABEL GONZÁLEZ
JÚLIA BENAVENT
Guía a la lectura de la Divina Comedia. P. 19-21.
Institució Alfons el Magnànim, 2007


El poema dantesco es un todo que hay que leer como una suma del saber medieval. Es un todo cuyas partes dependen tan estrechamente unas de otras que si no lo vemos así, si pretendemos separar el Infierno del Purgatorio o éste del Paraíso, no sólo destruiremos la estructura de la obra sino que haremos un poema ininteligible. Aunque el Infierno sea, tal vez, el cantar más estudiado, ello no quiere decir que sea el más importante, antes bien, todo lo contrario: sólo se podrá entender y valorar la magnitud y la grandeza del Infierno después de haber leído con cuidado el Purgatorio y luego de haber examinado minuciosamente el Paraíso.

La estructura arquitectónica del poema está rigurosamente elaborada y se basa, fundamentalmente, en la simbología del número tres y de sus múltiplos —el número tres es el eje sobre el que gira toda la construcción—, regulada por una meticulosa búsqueda de equilibrio y simetría.

La rigurosa construcción física y ética interna, hace juego con la estructura externa, dominada por el número tres (La Trinidad) y el número nueve (tres por sí mismo). Toda la obra repite este número: tres son los cantares en los que se articula el poema: Infierno, Purgatorio y Paraíso, cada uno de los cuales está dividido en trenta y tres cantos que hacen un total de noventa y nueve. El Infierno está precedido de un canto más, que hace de preámbulo, y por lo tanto, la obra tiene cien cantos: 33 + 33 + 33 = 99 + 1 = 100, número "perfecto".

Cada canto es autónomo, aunque no todos tengan una identidad propia desde cualquier punto de vista: argumento, estilo, tono, medida...ya que, a veces, la materia desborda un canto y pasa para el siguiente, cosa que el propio Dante advierte: Nel mondo che 'l seguente canto canta y es bien sabido que, por ejemplo, los primeros círculos del infierno se corresponden cada uno de ellos con un canto (III, IV, V, VI), pero después ya no sucede eso porque Dante abandona esta norma.

El número de versos de cada canto varía, entre los 130 y los 150, con un mínimo de 115 y un máximo de 160, pero la suma de los versos de cada cantar es muy semejante: 4.720 versos el Infierno, 4.755 el Purgatorio y 4.758 el Paraíso, que hacen un total de 14.233 endecasílabos con rima encadenada.

En el Infierno hay nueve círculos (más el Anteinfierno), en el Purgatorio hay también nueve partes: 7 escalones, el Antipurgatorio y la playa desierta (más el Paraíso Terrestre) y en el Paraíso hay igualmente nueve esferas celestes (más el Empíreo).

Tres son también las invocaciones introductivas a cada uno de los tres cantares: O muse, o alto ingegno, or m'aiutate (Infierno,II, 7); o sante muse, poi che vostro sono (Purgatorio, I, 8) y O buono Apollo, a l'ultimo lavoro (Paraíso, I, 13).

El sistema ternario es también evidente en la métrica: el terceto está construido con un sistema de tres estrofas, cada una de ellas de tres endecasílabos, con rima encadenada y cada rima se repite tres veces: ABA BCB CDC DED E...que, a medida que el canto se va desarrollando, nos dan la idea de ir avanzando, lo mismo que avanza el peregrino al hacer su viaje.

El gusto por las simetrías numéricas llega a tal punto que, por ejemplo, el canto sexto de cada cantar, está reservado al tema político, tan importante en la Comedia. En cada cantar se va tratando la política de forma progresiva: en el canto VI del primer cantar, se habla de Florencia, en el canto VI del segundo cantar se pasa revista a la situación política de Italia, en general, y en el Paraíso se toca el tema del Imperio.

La fantasía dantesca, al presentarnos el universo, sigue la tradición judeo-cristiana, la cosmología de Tolomeo, la ética de Aristóteles, interpretada y desarrollada por Santo Tomás, la patrística, el pensamiento escolástico de teólogos, y místicos medievales, pero la construcción puramente física de la tierra y del mundo ultraterreno no obedece a una fría geometría, sino que se origina de una concepción dinámica de la historia del mundo, del hombre y de su destino. Es un suceso fuera del tiempo, en los orígenes de la creación.

Y como hemos dicho, las estructuras arquitectónicas del poema y del mundo dantesco están rigurosamente elaboradas, en total coherencia con la precisa y rígida arquitectura de todo el conjunto, en donde la simbología de los números asume también la función de fundamento de toda la construcción, de gozne sobre el que gira todo el conjunto...


_____________

P.S.: ALFONS GARRIGÓS. Per a una lectura «cordial» de la Divina Comèdia. A: Sobre el Dant. Fundació Joan Maragall, 2001.

«Podem citar altres xifres que difícilment són casuals. A saber, la suma dels dígits, que indiquen el nombre de versos de cada cant, sempre dóna una d'aquestes xifres: el quatre (símbol del món i de fermesa moral [les quatre virtuts cardinals], el set (4 + 3) i el deu o el tretze (10 + 3), el nombre de sant Pau, el tretzè apòstol, que és citat des del principi del poema com un predecessor del Dant [Inf II, 28 i 32]). A més, en total hi ha 14.233 versos al poema; si en sumem els dígits, el resultat torna a ser tretze...».

Comentaris

  1. Aviam,
    3
    La Santíssima Trinitat
    Els tres mags d'Orient

    ResponSuprimeix
  2. 4
    Els 4 elements
    Els 4 punts cardinals
    Les 4 estacions

    ResponSuprimeix
  3. 7
    Pecats capitals
    Notes musicals
    7 planetes
    7 dies de la setmana
    els 7 dies que va trigar déu en crear el món

    ResponSuprimeix
  4. 12
    12 tribus d'Israel
    12 mesos
    12 apòstols
    12 signes del zodíac
    12 cavallers de la taula rodona d'Artús
    12 pars de França

    ResponSuprimeix
  5. Bon dia,
    ja no ens queda massa per dir

    _El conte dels tres porquets
    - el club super3
    - les tres bessones

    -la dotzena d´ous

    I.

    ResponSuprimeix
    Respostes
    1. Entre això i que ningú no acostuma a dir mai res per aquí...he posat la directa. Sap greu.

      Suprimeix

Publica un comentari

Publicacions populars