El cant XIV

Inferno, Canto XIV. 28, 1921. Franz von Bayros


ISABEL GONZÁLEZ
JÚLIA BENAVENT
Guía a la lectura de la Divina Comedia
Institució Alfons el Magnànim, 2007
P. 83-86


Dante y Virgilio descienden al tercer escalón del círculo séptimo del Infierno, el de los violenti. Aquí, en un arenal ardiente, están los violentos contra Dios, los bestemmiatori. Se produce el encuentro con Capaneo y se habla del origen de los ríos infernales Flegetón y Leteo y también del Viejo de Creta.

Como en el canto precedente, la escena se produce al alba del día 9 de abril, Sábado Santo. Sobre la gran extensión de arena incandescente cae continuamente una incesante lluvia de fuego. Alrededor está el bosque de los suicidas, del que ya hemos hablado, y de él sale un arroyo de aguas rojas que pertenece al río Flegetón.

[...] Muy importante en este canto es la alegoría del Veglio di Creta para la que Dante se inspira en el pasaje bíblico de Daniel (II, 31-48), que ha tenido muchas y variadas explicaciones: significa la historia de la humanidad con sus diferentes edades: de oro, de plata, de bronce, de hierro; o significa la naturaleza humana, corrompida por el pecado original; los metales serían las distintas facultades del hombre, el libre albedrío (oro), la razón (plata), la voluntad (bronce) y la envidia (hierro), o bien podría significar la representación de la monarquía imperial y las diversas partes de la estatua corresponderían a las diversas formas de gobierno. Parece que la primera teoría sería la más acertada: la imagen de la historia humana, y de su progresivo alejarse de la felicidad, desde sus orígenes, hasta el momento actual, que toca fondo, precisamente en el momento presente...


Tom Phillips, 1982

Comentaris

Publicacions populars